Noticias libres del peru

http://peru.feeder.ww7.pe
«  septiembre 2017
Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1
retour à la date courante

Aujourd'hui 2 nouvelles :


  • Desde las aulas, par Martín Tanaka, 4 de septiembre de 2017

    Lunes 4 de septiembre de 2017 :: Virtù e Fortuna :: RSS
    Artículo publicado en La República, domingo 3 de septiempre de 2017

    Hoy que se discute sobre la capacitación y evaluación a los maestros por su desempeño en el aula, resulta muy útil leer Desde el aula: una aproximación a las prácticas pedagógicas del maestro peruano (Lima, Instituto de Estudios Peruanos, Documento de Trabajo n° 233, mayo de 2017), de Natalia González, Mariana Eguren y Carolina de Belaunde. El texto está basado en observaciones de maestros de primaria, en cuatro capitales de departamento; se observaron diecisiete aulas, diecisiete profesores, entre tercer y sexto grado de diez escuelas, cubriendo cinco áreas curriculares, 68 horas pedagógicas, durante el 2009. Se trata de escuelas públicas en zonas urbanas y urbano marginales con condiciones de funcionamiento superiores al promedio. No se puede generalizar desde estas observaciones, pero se pueden identificar situaciones típicas.

    Las autoras notan en Piura un clima de aula respetuoso; hay participación de estudiantes, pero no espontánea; dificultades para orientar su comportamiento (niños juegan, se duermen); se pierde mucho tiempo en la organización del aula (20 a 40 minutos: saludo, toma de asistencia, preparación antes del inicio de actividades). En Arequipa las cosas están mejor, en tanto los docentes están más pendientes de lo que hacen los estudiantes. El tiempo de clase se destina a las actividades previstas, aunque no necesariamente haya motivación. En Huamanga se registran tendencias autoritarias, un trato vertical y jerárquico; la disciplina se obtiene a través de gritos, regaños y castigos físicos, los estudiantes parecen atentos más por temor que por interés. Se presta atención a los aspectos formales (errores ortográficos o decoraciones de los trabajos) por encima de los contenidos. Se dedica tiempo excesivo a “dinámicas de relajación”. En Iquitos hay mucha heterogeneidad; en general los alumnos no suelen seguir las clases, conversan, juegan entre ellos; se producen interrupciones constantes: profesores y estudiantes salen del aula, ingresan madres de familia o estudiantes de otras clases. Las distracciones impiden concretar tareas, aunque sean sencillas.

    En cuanto a las prácticas de enseñanza, no parece haber grandes diferencias: “en ninguna de las cuatro ciudades (…) encontramos un ambiente de motivación hacia el aprendizaje en el cual se vea a los estudiantes interesados en las actividades que se realizan en clase”. El cuanto al uso de preguntas como herramienta de enseñanza, ellas las hace el docente, nunca los estudiantes, y se dirigen al grupo, no a estudiantes específicos; son cerradas y literales, suelen tener como respuesta sí o no. “Las preguntas no apuntan a la comprensión de procesos, al análisis, a la formulación de hipótesis o escenarios alternativos, al ejercicio de la creatividad o de la reflexión: se trata más bien de proporcionar un dato específico, un nombre, una fecha o una cifra que le permita al docente continuar en la dirección que desea”.

    Una conclusión de las autoras es que “la introducción de nuevas prácticas entre los docentes es un tema crucial (…) y la forma en que ello se realice termina siendo determinante para que dichas prácticas sean adoptadas y usadas provechosamente por los maestros. Es más probable que los maestros no acepten los nuevos planteamientos (…) por diversas razones que pueden incluir el desacuerdo, la resistencia a dejar lo ya conocido, la desconfianza ante las bondades de las nuevas propuestas, y la preocupación por su autonomía y poder”. Por ello, “la introducción de nuevas políticas y sus correspondientes herramien¬tas (…) no puede hacerse de manera mecánica ni vertical”.

    Lire la suite Martín Tanaka
  • Sin título, par noreply@blogger.com (Alfonsina Barrionuevo), 4 de septiembre de 2017

    Lunes 4 de septiembre de 2017 :: PERU: MUNDO DE LEYENDAS :: RSS
    SEVICHE Y PACHAMANKA NACIONALES

    En un país como el nuestro, civilizador de los alimentos, es natural que los antiquísimos abuelos probaran mil maneras de prepararlos preservando su sabor y naturaleza. Los estudiosos han comprobado cómo los  antiguos peruanos cocinaron la carne de pescado con el jugo agrio del tumbo y en cuanto a la pachamanka  colocaron las carnes, producto de la caza, sobre piedras calientes. En el siguiente paso crearon la watia edificando pequeños hornos de piedra y accedieron finalmente a la pachamanka más compleja. Mayores datos en un próximo blog.

    EL “OJO” DE CACHICADAN 

    Hay magia en Cachicadán, un pueblo pequeño a corta distancia de Santiago de Chuco, la tierra de César Vallejo, La Libertad. Sus aguas termales, con virtudes medicinales, tienen ánima y sus manos suavísimas se sienten sobre la piel como una seda. Al atardecer y en noche de luna el ojo por donde sale entre neblinas de vapor tiene "encanto". No hay que dejarse provocar por su aura bruja.
    Hace cincuenta años, una recién casada, Luzmila Carrión Méndez,  fue con su jarra al estanque para llenarla y sintió la fuerza de un extraño movimiento en sus bordes. El miedo puso alas en sus pies y se alejó.
    En la noche soñó con una bellísima señora muy alhajada que la invitó a su palacio de cristales. En la siguiente los árboles susurraron dulcemente el llamado a su oído. En la tercera volvió a aparecer la “dueña del agua” ofreciéndole preciosas joyas. Así hasta cinco veces y vio cómo se abría el cerro, iluminado por dentro. Su esposo no quiso perderla y luchó con ella para vencer su sortilegio con puro amor.
    En el cerro La Botica, de cuyo costado sale el chorro barroso hirviendo crece una infinidad de hierbas medicinales, regalo de su dueño o señor a los hijos del lugar. Para encontrarlas, refiere Luis Quispe Valverde, que recoge la aromática palizada para el mate del desayuno, la suelda con suelda para el dolor de cintura y el corpusguay para curar la sangre, hay que hacerle una ofrenda o regalo. Es obligatorio al pedir permiso dejarle en algún lugar oculto un trozo de chancaca, cigarrillo, coca y flores. Es obligatorio para entrar en su territorio.

    Imagen relacionada
    Libro del José Alvarez Blas
    El señor del gigantesco vivero natural de plantas saludables es generoso pero le gusta la correspondencia. Está vivo, según dicen, y puede sentir la falta de cariño. La indiferencia le disgusta y puede dificultar la búsqueda, esconder lo que se quiere o marchitar las plantas.
    En Cachicadán los cerros se arropan en mantos de color. Sus paisajes encienden las pupilas de acuerdo a la luz del día o las estaciones del año. Sospecho que es tierra sacra porque allí se refugió Katekill, el rayo, a quien buscaron infructuosamente los curas doctrineros de los primeros siglos españoles.
    Los mayores afirman que es uno de los últimos lugares adonde fue llevado por sus sacerdotes para que no lo encontraran. La persecución fue implacable durante más de cien años. Katekill hacía florecer los surcos y llevaba la lluvia sujeta a sus talones. Anegaba los campos si quería o la retenía atrayendo la sequía. Ahora descansa entre flores y plantas medicinales y aromáticas en el cerro La Botica, meditado, intocado, sin haber permitido el sincretismo.
    La iglesia queda en la parte baja del pueblo, entre soportes de nube. La Virgen del Carmen es la patrona de la iglesia pero los vecinos veneran a San Martín de Porres que llegó más tarde y fue llevado en manos de una devota que recibió sus dones. El santo lego los defiende de cualquier maleficio y atiende sus ruegos. 

    Su fiesta principal es el 7 de noviembre y se celebra con  bandas  de pallos, canasteros, wankillos,  jardineros,  osos,  vacas locas,  venados y pishpillas que bailan graciosamente. Los mayordomos reciben toda clase de ayuda desde reses enteras, carneros, un lechón, un cabrito, cinco cuyes, un saco de maíz y jora para la chicha. También comida que preparan las familias amigas como jamón, pataska, revuelto de papa, bizcochos chankay, rosquitas y sándwiches. Para la noche de vísperas gastan muy rumbosos en  castillos de fuegos artificiales que pintan el cielo de colores.
    Muy cerca, en Guakás, la tierra se rompe y afloran las burbujas. El barro que queda al fondo es un prodigioso cosmético. Las industriosas madres de familia que conocen sus virtudes lo mezclan con miel de abeja y lo ofrecen para limpiar la piel de las manchas, el acné, las espinillas y las líneas del tiempo.
    Cachicadán da trigo, maíz, papas, oca, habas, lentejas, lino, cebada, frutas, manzanas, membrillos e higos. Antes había tejedores de ponchos, alfombras y fajas, también talabarteros que entretejían las riendas y armaban también las monturas.
    Un pueblo con vida donde hacían un alto en sus viajes los caminantes. Lire la suite noreply@blogger.com (Alfonsina Barrionuevo)